Presos del rechazo

Me di cuenta que esta sociedad es una cárcel. Vivimos presos de opiniones de los demás. ¿Me van a decir que no? ¿Qué no les importa lo que piensen los demás, qué aunque sea un poquito, no les influyeron en su vida?. Da bronca, porque en el fondo, muchos de nosotros nos perdemos hacer cosas, porque el otro piensa "Y esté flaco, que hace" y nosotros retrocedemos por miedo al rechazo y dejamos de hacer lo que sentíamos que debíamos hacer. Miedo. Tantas formas distintas existe del miedo, y todas dañinas y pocas productivas. ¿Qué sería si no existiera el miedo?, depende que tipo de miedo. Si el miedo en sí, no existiría. El mundo sería un descontrol. Un miedo que sería productivo que no existiera seria "El miedo al rechazo propio y de la sociedad". Todos somos victimas de ese miedo, de una u otra forma. Somos presos del rechazo, me gusto como sonó eso, creo que voy a titular esta narración así. Si supiéramos cada uno de nosotros, que todos somos victimas de eso. Sabriamos dejar de criticar, de discriminar, de tantas cosas que solo nos hacen mal a nosotros mismo. Si no existiera eso. Me imagino a todas las personas andaríamos enamoradas, y la verdad que así seria. Sin fijarse en lo superficial y mirar con los ojos del corazón, porque ahi SI, ahi. Esta la verdadera belleza. Seria un mundo tan lindo y no tan podrido como este mundo, hipócrita y discriminador. Pero bueno, está es la realidad y aunque mi pensamiento no sea el de muchos, tengo que aceptar esta verdad. Pero voy a tratar de vivir a mi manera, con mi pensamiento, aunque aveces me cueste con tantas opiniones en contra. Voy a probar, espero ser lo suficientemente valiente y tener el carácter necesario para hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario